2019, un buen año para el dominio público

El primero de enero pasado, una cantidad importante de obras literarias, películas, composiciones musicales y piezas de arte dejaron de estar protegidas por las leyes del derecho de autor y pasaron al dominio público.

La lista incluye trabajos como éstos:

  • A Son at the Front, de Edith Wharton;
  • Antic Hay, de Aldous Huxley;
  • The Ten Commandments, de Cecil B. DeMille;
  • Kangaroo, de D. H. Lawrence;
  • The Prophet, de Kahlil Gibran;
  • The Great American Novel, de William Carlos Williams;
  • The Pilgrim, de Charlie Chaplin;
  • Tulips and Chimneys, de e.e. cummings’s, y
  • Cane, de Jean Toomer.

Se trata de un hito porque es la primera vez en 20 años que se liberan los derechos de tantas obras.

En Estados Unidos, las obras publicadas en 1923 debían pasar al dominio público 75 años después, es decir en 1998, de acuerdo con la ley de derechos de autor entonces vigente (el Copyright Act of 1976). En 1998, sin embargo, se publicó un decreto, el famoso Sonny Bono Act, que amplió ese plazo de 75 a 95 años para todas las obras publicadas antes del 1 de enero de 1978.

(Para las posteriores, el Sonny Bono Act estableció que los derechos de autor durarían 70 años a partir de la muerte del autor y, en el caso de obras corporativas, 120 años desde su creación o 95 años desde su publicación, lo que ocurra primero.)

Se abrió así un vacío de 20 años en el que no prescribieron los derechos de obras publicadas en Estados Unidos. Las obras que aparecieron en 1922 habían pasado al dominio público en 1997, pero las que vieron la luz en 1923 no se liberaron sino hasta el primero de enero pasado. En 2020, pasarán al dominio público las obras de 1924; en 2021, las de 1925, etcétera.

Este artículo en The Atlantic explica las causas: “El Sonny Bonno Act es visto por muchos como un instrumento para evitar que Steamboat Willie, de Disney, resbalara al dominio público [en 2003], lo que hubiera permitido que esa primera aparición de Mickey Mouse en 1928 se copiara y distribuyera libremente. Gracias a la modificación, Mickey obtuvo un indulto de 20 años. Cuando venza el plazo, cualquiera podrá regalar, vender, mezclar o alterar con fines pornográficos […] Steamboat Willie. (Mickey como tal no pierde protección, pero su apariencia gráfica, sus diálogos y cualquier comportamiento específico suyo en Steamboat Willie —sus rasgos de carácter— también quedan disponibles)”.

Como dice el refrán, no hay plazo que no se cumpla. O tal vez sí. No sería extraño que en los siguientes años, antes de que le llegue a Mickey Mouse su fecha fatal, Disney promueva un intenso cabildeo que extienda la protección de su más preciada criatura otros 20 o 30 años. De ser así, la ventana de liberación de derechos que se abrió hace unas semanas habrá durado muy poco.

(Lifehacker publica aquí algunas listas de películas, composiciones musicales, obras literarias y piezas de arte cuyos derechos de autor vencieron el primero de enero, así como vínculos a listas más completas. Open Culture es un índice magnífico y devotamente editado de recursos culturales y educativos disponibles de forma gratuita en internet.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s