Nervo apocalíptico

 

Azrael, ángel bíblico, ángel fuerte,
ángel de redención, ángel sombrío,
ya es tiempo que consagres a la muerte
mi cerebro sin luz: altar vacío…

De “Azrael”, en Místicas (1898), de Amado Nervo.


 

Y he aquí los astros —¡chispas de fraguas
del viejo Cosmos!— que descendían
y, al apagarse sobre las aguas,
en hiel y absintio las convertían.

De “Apocalíptica”, óp. cit.


 

Porque, roja visión en noche oscura,
Cristo va por mi vía de amargura
agitando su túnica escarlata.

De “A Némesis”, óp. cit.


 

Mas sé por intuición que un astro mismo
ha presidido nuestra noche oscura,
y que en mí como en ti libra la altura
un combate fatal con el abismo.

De “A Felipe II”, óp. cit.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s