Flores para Albino, por Juan Domingo Argüelles

A la memoria de Albino Hernández Flores (1926-2012)

Para Rosy, que caminó junto a él

Para Claudina, Juan y Ofelia

Anturio y bugambilia fundan su reino

de luz y claridad en medio del silencio:

un estallido sordo de color y armonía,

un fulgor vegetal en la lumbre del día.

Anturio y bugambilia te acompañaron

en el último tramo de tus pasos,

y el rojo tulipán y el aretillo

con su racimo púrpura y su brillo.

Anturio y bugambilia guardan tu voz

entre las hojas mansas y su verdor,

junto a la flor doliente, la pasionaria,

cuya rama engrosó como la vida diaria.

Anturio y bugambilia y la tibutina

estuvieron contigo en tus últimos días:

anturio con su brillo, y el terciopelo

morado de la flor que busca el cielo.

Un ramito de tréboles puso en tu tumba

tu nieta más pequeña, para que nunca

te abandone el amor ni te falte la suerte

incluso en el ignoto camino de la muerte.

Ciudad de México, 30 de junio de 2012

Tomado de Final de diluvio, Hiperión-Universidad Autónoma de Nuevo León, Madrid-Monterrey, 2013.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s