Audífono para escuchar la armonía de las esferas

Graham Carlow (fotógrafo), refrigerador de dilución Q de IBM, Creative Commons.

Aquí se puede leer más sobre esta máquina del tiempo.

La pasión según Kollwitz

Käthe Kollwitz nació en Königsberg (1867) y murió en Dresden (1945). Estudió en Berlín y Munich. La influyó Max Klinger. Retrató el hambre, la pobreza y la guerra. De clara vena expresionista, puso el ojo en el rictus y tensó la fisonomía hasta casi reventarla, hasta casi implosionarla. Perdió un hijo en el campo de batalla (1914).

Continuar leyendo «La pasión según Kollwitz»

Uno de Pedro Salinas


Deja ya de mirar la arquitectura


Deja ya de mirar la arquitectura

que va trazando el fuego de artificio

en los cielos de agosto. Lleva el vicio

en sí de toda humana criatura:


vicio de no durar. Que sólo dura

por un instante el fúlgido edificio

para dejarnos ver el beneficio

sagrado de una luz en noche oscura.


Ven… Hay que ir a buscar lo más durable.

Esta noche de estío por ti enciende

sus innúmeras luces en lo alto;


cállate bien y deja que ella hable.

Y del vano cohete sólo aprende

a ir preparando tu divino salto.




«Pedro Salinas, Madrid 1891 – Boston 1951, poeta español. Perteneciente a la generación del 27, su trabajo, intelectual y emotivo y adicto a la ‘poesía pura’, aborda la metafísica amorosa (Presagios, 1923; La voz a ti debida, 1934). A partir de su exilio se muestra más sensible a la crisis histórica del momento (Todo más claro, 1949). Cultivó también la narración, el teatro y los estudios literarios.» (De El pequeño Larousse ilustrado, 2009.)


James Abbott McNeill Whistler, Nocturne in Black and Gold, the Falling Rocket, 1875, Detroit Institute of Arts.

Pedro Salinas, Antología poética, Alianza Editorial, Madrid, 2012.
A %d blogueros les gusta esto: