Libro de las creencias

Mucho de lo que Kenzaburo Óe ha sido como escritor puede conocerse en un solo libro: Dinos cómo superar nuestra locura.

·

Vista reciente del caserío de Óse, donde nació Óe, hoy parte de Uchiko, un pueblo de la prefectura de Ehime. A la izquierda, el río Oda. Imagen tomada de Google Maps.

Hay que empezar por decir que las piezas que reúne este título no forman, en principio, una obra unitaria.[1] Son relatos autónomos, producidos en momentos muy distintos. Catorce años separan al primero del último. Los separa también el tránsito del autor a lo largo de ese tiempo. Entre 1958 y 1972 las inquietudes temáticas y el estilo de Óe cambiaron considerablemente. Estas cuatro narraciones comparten sin duda ciertas propiedades. Pero también las comparten con otras obras del mismo escritor. ¿Por qué fueron compiladas? Tal vez porque de esta forma su comercialización y divulgación serían más fáciles. Y porque todos son textos de mediana extensión: cuentos largos o novelas cortas.

Continuar leyendo «Libro de las creencias»

Páginas de profana devoción

Retratos de cuerpo entero, acercamientos, cuadros anecdóticos, de género e históricos, paisajes. El escritor registra la identidad de un pueblo y una familia, la suya. Define, al mismo tiempo, su propia identidad. Busca preservar así «un mundo de costumbres antiquísimas» que estaba muriendo ante su mirada.

La portada del libro.

A falta de otra mejor, usaré la palabra devoción. Éste es el sentimiento, me parece, que vertebra a Oriundos (Cataria, 2018), el libro más reciente de Fernando Fernández. El escritor mexicano de madre y cuatro abuelos españoles habla en él de su familia y de sus orígenes. Lo hace movido a veces por el amor: a sus abuelos paternos, al tío abuelo avecindado en Gijón, al del asilo en Avilés… Pero sobre todo lo hace movido por la devoción. El amor de nieto, de sobrino-nieto, gobierna la relación con algunos personajes y el acto de retratarlos. La devoción —que es apego, entusiasmo, inclinación— gobierna la relación de conjunto, el contacto del autor con su ascendencia y los lugares nativos.

Continuar leyendo «Páginas de profana devoción»

La función social del editor

Si el futuro se regirá por el cambio constante, la labor de los editores deberá tocar más áreas de la sociedad en la que se desempeña. el editor será su primer crítico y guía, antes que una figura condenada a desaparecer.

·

Ante la normalización del libro electrónico y de otros medios para la comunicación de obras escritas, como los blogs y las redes sociales, cabe preguntarse si el papel del editor se transformará sustancialmente. No hay aún una respuesta certera a esta pregunta. No la hay porque no podemos predecir el futuro —miramos el continente de la era digital como miraban América los ochenta y siete navegantes, desde las carabelas o, peor aún, desde una playa— y también porque es presumible que, tras más de cinco siglos de relativa estabilidad, la constante ahora será el cambio.

La telecomunicación eléctrica, sin la cual la era digital no se podría entender, nació con el telégrafo. Éste es el diagrama del que creó Samuel Morse en 1838.

Cambia la tecnología pero ¿cambian también las mentalidades? Me parece que el debate sobre el destino del editor en la era digital debe librarse no en el plano más o menos limitado de los soportes sino en el de la sociedad y su estructura.

Continuar leyendo «La función social del editor»
A %d blogueros les gusta esto: